Con el plan de sanidad rural anunciado por el PP se producirá un cierre en diferido de 509 centros de un total de 740 en la provincia leonesa, una de las más afectadas. Para el PSOE este plan es un ‘caballo de Troya’ que maquilla alguna medida y esconde el cierre de la Sanidad Pública de Castilla y León.